Continuando, aceptas la Política de Privacidad de Avaaz, que explica cómo pueden usarse tus datos y cómo los protegeremos.
Entendido
Usamos las cookies para analizar como los visitantes utilizan esta página y ayudarnos a ofrecer la mejor experiencia posible. Mira nuestra Política de Cookies.
OK

Salvemos a nuestros niños de las bombas de racimo

A los Jefes de Gobierno de todo el mundo:

Como ciudadanos comprometidos, les hacemos un llamamiento para que hagan todo lo posible para detener el uso de las bombas de racimo. Más de 100 gobiernos han acordado prohibir el uso de estas armas indiscriminadas. La Convención sobre Ciertas Armas Convencionales que será negociada en los próximos días deberá respetar dicha prohibición, garantizando que las municiones de racimo son declaradas ilegales y miles de niños inocentes son protegidos.
Por favor, autoriza Javascript para obtener un mejor funcionamiento de esta página
Al participar, das tu consentimiento a recibir los correos de Avaaz. Nuestra Política de Privacidad protegerá tus datos y te explicará cómo pueden ser usados. Puedes darte de baja en cualquier momento.

Publicado: 9 Noviembre 2011
Ahmad recogió un objeto metálico brillante del suelo mientras celebraba con su familia su quinto cumpleaños en un parque en Líbano. Fue una bomba de racimo aún sin explotar la que, en ese instante, le estalló en la cara, matándolo lentamente frente a su familia.

Hace tres años, la presión pública impulsó la prohibición de estas bombas inhumanas. Pero ahora el gobierno de EE.UU. está haciendo lobby, junto con otros países, para firmar casi en secreto un nuevo acuerdo que permita el uso de dichas bombas. Ello supondría firmar la sentencia de muerte de miles de niños más. La mayoría de países están aún indecisos, pero si desatamos una alarma mundial podremos abochornar a nuestros dirigentes, y lograr que bloqueen esta mortífera decisión.

Las posiciones se están definiendo en estos momentos. Disponemos de dos días antes del comienzo de la reunión para enviarle un claro mensaje a nuestros dirigentes: defiendan la prohibición de las bombas de racimo y mantengan a nuestros niños a salvo. Firma esta petición urgente, y será entregada a los delegados que asistirán a la conferencia en Ginebra.

Cuéntaselo a tus amigos

Copia el enlace de esta campaña a IM, Skype o publícala: