Continuando, aceptas la Política de Privacidad de Avaaz, que explica cómo pueden usarse tus datos y cómo los protegeremos.
Entendido
Usamos las cookies para analizar como los visitantes utilizan esta página y ayudarnos a ofrecer la mejor experiencia posible. Mira nuestra Política de Cookies.
OK

Días para frenar la matanza de ballenas

Al Primer Ministro de Holanda Mark Rutte, y al Secretario de Estado para Asuntos Económicos, Sharon Dijksma:

Como país firmante de la Convención para Regular la Caza de Ballenas, le pedimos que prohíba el tránsito de carne de ballena a través de los puertos holandeses y ayude así a poner fin al comercio global de ballenas. Su decisión sentará un precedente que podría salvar a las ballenas de aleta y ayudar a erradicar la caza de dichas criaturas en Europa.

¿Ya eres miembro de Avaaz?

Escribe tu dirección de email y presiona "Envía".
¿Tu primera vez en el sitio?

Completa el siguiente formulario.
Al participar, das tu consentimiento a recibir los correos de Avaaz. Nuestra Política de Privacidad protegerá tus datos y te explicará cómo pueden ser usados. Puedes darte de baja en cualquier momento.

Firmantes recientes

Las ballenas de aleta* son unas gigantescas y mágicas criaturas marinas. Pero en pocos días, un magnate islandés y su grupo de amiguetes se lanzarán a masacrar más de 180 miembros de esta especie en peligro de extinción. Se trata de su hobby veraniego: cazarlas con arpón y después trocearlas y, a través de Holanda, enviar su carne a Japón para que se convierta en comida para perros.

Pero hay una posibilidad de evitar la carnicería antes de que empiece -- no es posible atracar en cualquier parte un barco lleno de cadáveres de ballenas capturadas ilegalmente. Alemania y Finlandia se han negado a permitir este comercio vergonzoso. Ahora Holanda se ha convertido en la pieza clave. Son conocidos por tratar de mantener su reputación como país respetuoso con el medioambiente, y desean con todas sus fuerzas que este comercio sangriento no acapare las portadas de todo el mundo. Pero si lanzamos la voz de alarma y pedimos que las autoridades holandesas impidan que la carne de ballena se transfiera desde su puerto, podemos evitar la masacre!

Tenemos que actuar ya -- los barcos balleneros están preparados para zarpar en pocos días. Firma ahora y dile a todo el mundo que se una a esta acción. Construyamos una campaña de un millón de firmas para el Primer Ministro Mark Rutte advirtiéndole que crearemos una verdadera tormenta mediática, colocando figuras de ballenas gigantes enfrente de su casa a menos que se niegue a autorizar el tránsito desde los muelles holandeses.

* También llamadas "rorcuales comunes".
Publicado: 29 Mayo 2013

Cuéntaselo a tus amigos

Copia el enlace de esta campaña a IM, Skype o publícala: