Antes de que arrasen el último hogar

Al presidente del Banco Mundial, Jim Yong Kim:

Como ciudadanos comprometidos con las causas globales, le pedimos que use su influencia sobre el Servicio Forestal y el Gobierno de Kenia para detener urgentemente los violentos desalojos del pueblo Sengwer del bosque de Embobut. Estos desalojos violan la Constitución de Kenia y tanto la ley keniana como la ley internacional los consideran ilegales. También instamos al Banco Mundial a evitar tales abusos en el futuro exigiendo que todos sus proyectos respeten los derechos humanos fundamentales o, en caso contrario, les sean retirados los fondos de forma inmediata.
 
¿Ya eres miembro de Avaaz?

Escribe tu dirección de email y presiona "Envía".
¿Tu primera vez en el sitio?

Completa el siguiente formulario.
Avaaz.org protegerá tu privacidad, y te mantendrá informado sobre ésta y otras campañas.

En Kenia, policía forestal armada hasta los dientes acaba de reducir a cenizas los hogares de 1.000 familias indígenas para forzarlas a abandonar los bosques donde han vivido durante siglos. Están desesperados, y necesitan nuestra ayuda para salvar la tierra de sus orígenes antes de que sea destruida.

El Banco Mundial ha donado millones de dólares de nuestros impuestos a la policía forestal keniana responsable del aniquilamiento de esta comunidad. Se encuentra por ello en una posición clave para presionar al Gobierno, al no haber desembolsado aún los fondos previstos para este año. Hasta ahora, el Banco no ha dicho ni pío pero, si somos suficientes los que respondemos a este grito de auxilio, podemos presionarles para que exijan que este horror pare. 


El presidente del Banco Mundial, Jim Yong Kim, dice que quiere darle un viraje al rumbo de a institución. Vamos a tomarle la palabra exigiéndole que apele al Gobierno keniano para que detenga esta atroz apropiación de tierras, y exija nuevos estándares de respeto a los derechos humanos ante futuros desembolsos. Cuando un millón de nosotros firme, llamaremos la atención de Kim mostrando cómo arden las casas en Kenia frente a la sede del Banco en Washington. Suma tu nombre y después envíale un mensaje al Presidente del Banco Mundial.