Continuando, aceptas la Política de Privacidad de Avaaz, que explica cómo pueden usarse tus datos y cómo los protegeremos.
Entendido
Usamos las cookies para analizar como los visitantes utilizan esta página y ayudarnos a ofrecer la mejor experiencia posible. Mira nuestra Política de Cookies.
OK
La adopción internacional de la tasa Tobin

La adopción internacional de la tasa Tobin

210 han firmado. Lleguemos a   300
210 Firmantes

Cerrar

Completa tu firma

,
Continuando, das tu consentimiento a recibir los correos de Avaaz. Nuestra Política de Privacidad protegerá tus datos y te explicará cómo pueden ser usados. Puedes darte de baja en cualquier momento.
Esta petición ha sido creada por Lucía M. y no necesariamente representa la opinión de la comunidad de Avaaz
Lucía M.
creó esta petición para
Sr. Van Rompuy

Esta petición tiene por objeto frenar la especulación financiera que está arruinando a las sociedades y elevando el nivel de desigualdad dentro de los países.

La tasa Tobin o el también llamado ITF -impuesto a las transacciones financieras- pretende gravar el tráfico de capitales mas allá de las fronteras nacionales con objeto de controlar y regular el movimiento de capitales. El cierre de los paraísos fiscales sería un objetivo más a conseguir con la implantación de este impuesto.

"Con la tasa Tobin los gobiernos recuperarían el control sobre el capital y se contribuiría a desmantelar redes de corrupción y negocios ilegales y a dificultar el ataque de los "mercados" contra países en dificultades." (J. L. Sampedro)

Recientemente se ha tratado sobre este asunto en la UE y parece ser que Alemania y Francia están a favor de implantar dicho impuesto, si bien Reino Unido y por supuesto empresas, bancos, banca de inversión, “hedge funds” y otro tipo de inversores mantienen una fuerte oposición.

Según distintas fuentes, dicha recaudación podría estar entre los 300.000 y 700.000 millones de euros anuales, que según el PNUD, dicha cantidad podría proporcionar atención sanitaria a todos los habitantes del planeta, reducir la malnutrición y proveer de agua potable a todo el mundo.

Sabemos que para implantar el ITF hace falta una cohesión global, pero también sabemos que está calando con fuerza en la gente. Y es nuestra obligación moral presionar para que este objetivo se haga realidad. No será fácil, pero solo es imposible lo que no se intenta.