Continuando, aceptas la Política de Privacidad de Avaaz, que explica cómo pueden usarse tus datos y cómo los protegeremos.
Entendido
Usamos las cookies para analizar como los visitantes utilizan esta página y ayudarnos a ofrecer la mejor experiencia posible. Mira nuestra Política de Cookies.
OK
Victoria lograda
Esta petición está cerrada
La presión social gana la partida.

La presión social gana la partida.

Victoria lograda
Esta petición está cerrada
1,056 han firmado. Lleguemos a   2,000
1,056 Firmantes

Juan Luis del P.
creó esta petición para
Miguel Ángel García Nieto, Alcalde de Ávila, España,
Agustín González, Presidente de la Diputación Provincial de Ávila, España,
Fundación Caja de Ávila
Visto el revuelo popular generado por la noticia del cierre de esta biblioteca la Fundación Caja de Ávila ha decidido reabrir sus puertas con algunos ajustes de horario. Lo anunciaba ya a principios del mes de febrero pero hemos decidido mantener la recogida de firmas activa por si cambiaban de opinión, si bien es cierto que la intensidad con la que hemos solicitado las colaboraciones había disminuido esperando el resultado real de aquel anuncio. Finalmente, en nota de prensa, han anunciado que la biblioteca volverá a estar operativa a partir del lunes día 4 de marzo. Una pequeña batalla ganada, con algunas concesiones, pero ganada.

La Biblioteca del Palacio de los Serrano, dependiente hasta hace poco de Caja de Ávila, ha cerrado sus puertas. La entidad financiera se integró con Bankia y, como todos sabéis, el banco ha terminado nacionalizado. Lo que queda de las cajas que un día fueron independientes, ha sido reducido a pequeñas fundaciones con el cometido de intentar mantener lo que antes era la "Obra Social" de las mimas. En esa "Obra Social" se incluía, en Ávila, esta Biblioteca que hoy jueves día 31 de enero echa su cierre al no disponer la Fundación de fondos para su mantenimiento y al no haber querido ninguna entidad pública local hacerse cargo del mismo. Este hecho es algo que indigna a los abulenses que ven cómo los intereses meramente económicos están por encima de los culturales y sociales en la mayoría de los casos.