La comunidad global en línea más grande y efectiva en generar cambio social

¿Prohibido rechistar contra los bancos?

¿Prohibido rechistar contra los bancos?
  
  

 


Por qué es importante

En estos instantes, 8 personas (como tú y como yo) se están enfrentando a una posible condena de 8 meses de prisión y 2.400 euros de multa cada una. ¿Su delito? Desplegar unas pancartas exigiendo justicia social y ambiental durante una protesta pacífica organizada por nuestra organización, Ecologistas en Acción, en la sede de Caixabank.

Resulta chocante, pero mientras personas y entidades vinculadas a las élites político-financieras eluden las responsabilidades derivadas de sus actuaciones corruptas y temerarias, las autoridades están tratando de imponer severísimos correctivos a quienes nos atrevemos a denunciar los escándalos que nos han llevado al borde del precipicio.

De confirmarse la pena de prisión contra los 8 activistas, estaríamos ante un nuevo y peligroso precedente en el marco de la creciente criminalización de las protestas legítimas de la ciudadanía. Pero aún podemos evitarlo.

En los próximos días el juez podría dictaminar si continúa con el procedimiento o lo archiva. Ahora, en plena Junta de Accionistas de Caixabank, lo último que quieren los directivos del banco es que la atención pública y de los medios se concentre en sus oscuros negocios, en su desgraciado papel en las nefastas crisis inmobiliaria y medioambiental, y en su ferrea persecución a manifestantes pacíficos. Por ello, si entre todos/as ayudásemos a generar un enorme revuelo mediático, podríamos forzar a CaixaBank y a la fiscalía a reconsiderar su agresiva estrategia y retirar la acusación contra los 8 activistas -- FIRMA AHORA LA PETICIÓN e invita a todos tus conocidos a unirse.

La acción no violenta frente a la sede central de Caixabank (antes La Caixa) en Barcelona que dio origen a la imputación de nuestros colegas tuvo lugar en diciembre de 2011 y congregó a unas 300 personas. Denunciaba tres graves hechos: la enorme acumulación de poder político y económico en el sector bancario; el control por parte de CaixaBank de acciones en empresas transnacionales protagonistas de políticas ambientales y sociales muy agresivas; y el desgraciado papel del banco en la devastadora burbuja inmobiliaria.

Caixabank controla buena parte de las acciones de empresas transnacionales líderes en los sectores energético, del agua y de las infraestructuras, que están en el punto de mira por sus agresivas políticas ambientales y sociales. Solo por poner un par de ejemplos: Agbar está restringiendo el acceso al agua potable a importantes sectores sociales en varios lugares de América Latina. Repsol cuenta con campos petroleros en lugares de altísima biodiversidad. Por no hablar de los contaminantes negocios de Gas Natural - Fenosa.

Por si fuera poco, son cientos las urbanizaciones en todo el Estado financiadas por La Caixa, muchas de ellas convertidas hoy en activos tóxicos, a raíz de la fiebre especuladora inmobiliaria de la que este banco has sido propagador. Y existe evidencia de que Criteria, filial de CaixaBank, evade impuestos mediante el uso de paraísos fiscales.

A pesar de ello, CaixaBank ha recibido generosas ayudas públicas para su expansión, lo que no le ha impedido anunciar el despido de 2.600 personas.

Es hora de actuar antes de que nos cierren todos los espacios de movilización democrática. Solo si logramos generar un amplio debate en las calles, en los medios, y dentro del Parlamento, tendremos una oportunidad de liberarnos de esta pesada mordaza que los poderosos tratan de imponernos y salvaguardar la libertad de expresión. Firma ahora pidiendo la retirada de la denuncia contra nuestros compañeros y compañeras y corre la voz.

Publicado Abril 24, 2013
Denunciar esto como inapropiado
Hacer clic para copiar: