La comunidad global en línea más grande y efectiva en generar cambio social

Cómo Difundir tu Petición

Comparte tu petición con todo el mundo

Una de las ventajas de publicar tu petición por internet es que puedes compartirla con mucha gente en muy poco tiempo. Es muy simple: cuanto más divulgues tu petición, más firmas obtendrás. Abajo encontrarás las mejores maneras para difundirla. Como es más probable que tus amigos respondan a un tema que vean en repetidas ocasiones, utiliza varias técnicas y no te limites a una sola.

EL EMAIL ES TU MEJOR ALIADO

El email es el mejor medio para involucrar a las personas con tu petición. De hecho, se encuentra en el corazón mismo del éxito de Avaaz: durante todos estos años, las personas han firmado las peticiones de Avaaz tras haber recibido un email de alguien con el texto de una campaña. A través del email, puedes conectarte con la gente y contarles toda la historia, sin tener que limitarte a 140 caracteres. Si ya tienes una petición activa, Haz clic aquí para leer nuestra guía sobre cómo escribir un email ganador y compartirlo con todo el mundo.

LAS REDES SOCIALES CORREN LA VOZ

Escribir un post en Facebook y Twitter puede ser la mejor manera de compartir tu petición con muchas personas que conoces. En Twitter, trata de usar los nombres o 'hashtags' que integren a tu campaña en todas las conversaciones y tendencias relevantes y similares, y que hagan que tu mensaje sea lo más visible posible para tu destinatario. Pídele a tus amigos que tengan una red de contactos diez veces más amplia que la tuya que le hagan 'retweet' ;-)

PARTICIPA EN LAS DISCUSIONES EN LÍNEA

Existen muchas maneras de escribir 'posts' de información en línea. Intenta publicar información con tu petición en tu blog o en el blog de otro. A través de este medio puedes proporcionar muchos más detalles sobre tu historia, incluso más que por email, pues los lectores de blogs tienen un claro interés en leer historias particulares. Aprovecha para darle tu toque personal, añadir enlaces web, gráficos, sonidos y todo lo que se te ocurra. Tal vez hay una organización que conoces y que tiene página web que puede publicar tu petición. Y si ves algún artículo publicado sobre el tema de tu petición, no dudes en comentarlo e incluir un enlace en la misma. Así los lectores y los periodistas lo verán.

POSTERGA DE MANERA PRODUCTIVA

Todos lo hemos hecho: repasar la lista de nuestros contactos para ver qué hay de nuevo. Ya sea por skype, gchat, facebook, msn, o cualquier otra plataforma, publicar un enlace y una nota personal sobre tu petición en estos espacios es una excelente manera de animar a quienes aún no han firmado a hacerlo.

BUSCA LOS FORUMS Y LISTAS RELATIVAS A TU TEMA

Parte del reto a la hora de difundir tu petición es encontrar personas que también se apasionen por el mismo tema. Buscar foros de discusión sobre los mismos pueden evitarte el esfuerzo innecesario de empezar de cero. Piensa en listas de difusión de las que haces parte y que pudieran tener interés en tu tema (una asociación, un equipo deportivo, una organización profesional, etc.), o busca listas de distribución relevantes a tu tema. Los foros y páginas de internet especializadas son igualmente excelentes fuentes de inspiración y difusión. Probablemente no conozcas a todas las personas de la lista, pero qué mejor ocasión para ponerte en contacto con ellos. Hacer esto es vital para que la popularidad de tu petición aumente.

...y, claro está...

¡CONCENTRA TUS ESFUERZOS EN TU PETICIÓN!

Las buenas ideas a menudo se dan a conocer por sí solas. Esto puede parecer obvio, pero el mejor truco para hacer aumentar el número de firmas es comenzar por escribir una petición excelente. Incluso aunque sea crucial difundirla para tener un efecto bola de nieve, tu petición empezará a rodar realmente cuando las personas que no conoces empiecen a compartirlas con SUS redes de contactos. Los pequeños detalles, como buscar un título sugerente, redactar un Twitter atractivo o elegir una imagen brillante pueden contribuir a hacer que tu petición sea ampliamente compartida. No busques la perfección total del texto desde el principio, pero abre tu mente para ir pensando progresivamente en maneras de cómo mejorarla.











>