La comunidad global en línea más grande y efectiva en generar cambio social

Cómo Establecer el Objetivo de tu Petición

Hacer la exigencia adecuada garantiza la mitad de la victoria

El famoso refrán "cuidado con lo que deseas" también aplica para las peticiones online. Lo que exiges y demandas en tu petición determinará su éxito o fracaso. Una buena petición define cuál es la victoria deseada, mientras que una mala petición puede hacerlo prácticamente imposible. Aquí hay algunos consejos fáciles que puedes seguir para formular con éxito los reclamos de tu petición.

Elige una solución

A menudo existen diferentes maneras de responder a un mismo problema. Por ejemplo, podemos luchar contra el tráfico de influencias entre las corporaciones y los políticos aprobando una ley que limite las donaciones a los candidatos políticos. O podríamos pedirle a los candidatos que rechacen de manera voluntaria estas donaciones, o exigirle a las empresas que no las hagan. Piensa siempre cuáles son todas las posibles soluciones para el problema que quieres resolver y elige la mejor solución. Por lo general, aquella opción que te lleve a la victoria de la manera más directa.

Sé preciso

Un buen objetivo es claro, concreto y cuantificable. Si no explicas claramente lo que quieres, el destinatario podrá pretender que está de acuerdo con lo que le demandas sin que en realidad tenga que hacer nada al respecto. Esto también hace que sea más difícil saber cuándo has ganado. Por ejemplo, si le exiges al presidente de tu país que adopte un salario mínimo sin precisar cuál debe ser el valor, no podrás saber si un aumento del 10% será suficiente para declarar la victoria.

Hazlo real

Tu objetivo debe ser algo que en efecto puede suceder, y algo sobre lo que el destinatario de tu petición tiene influencia directa. Si tu destinatario no puede cambiar la ley nacional, de pronto puede influir sobre las personas que sí pueden cambiarla.

Básate en los hechos

No tienes que explicar todos los detalles sobre tu petición en la página web, pero sí es importante que conozcas el tema y el detalle de lo que estás pidiendo. Por ejemplo, podrías malgastar mucho tiempo exigiendo algo que ya existe, pero que en la práctica no es implementado. Piensa si ¿hay otras ciudades o países que ya hacen algo similar? O ¿por qué el destinatario de la campaña no ha hecho nada sin que tu se lo pidieras? ¿Cómo crees que reaccionará a tu petición?