La comunidad global en línea más grande y efectiva en generar cambio social

NO, AL ECOCIDIO QUE PROVOCARÁ LA CONSTRUCCIÓN DE LA PRESA LAS CRUCES EN EL RÍO SAN PEDRO MEZQUITAL, NAYARIT, MÉXICO

NO, AL ECOCIDIO QUE PROVOCARÁ LA CONSTRUCCIÓN DE LA PRESA LAS CRUCES EN EL RÍO SAN PEDRO MEZQUITAL, NAYARIT, MÉXICO
  
  

 

Por qué es importante

NO, AL ECOCIDIO QUE PROVOCARÁ LA CONSTRUCCIÓN DE LA PRESA LAS CRUCES EN EL RÍO SAN PEDRO MEZQUITAL, NAYARIT, MÉXICO
ANTECEDENTES DE LA PRESA LAS CRUCES
El proyecto fue solicitado por el exgobernador Ney González Sánchez el último año de su gestión (2011); el cual está planeado para desarrollarse en el cauce del Río San Pedro, en Las Cruces. Lugar que corresponde a las comunidades indígenas de Presidio de los Reyes municipio de Ruiz y San Juan Corapan, municipio de Rosamorada Nayarit. Según cálculos de la CFE, la cortina tendría una altura de 176 metros de altura y la producción de energía sería semejante a la de Presa Aguamilpa; lo que daría a Nayarit uno de los primeros lugares en generación de energía. Es importante decir que CFE ya contrató personal e introdujo maquinaria a la zona donde se tiene contemplada la cortina; a pesar de que todavía no entrega a la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT) la manifestación del impacto ambiental que tendría represar las aguas del Río San Pedro. Llama la atención que primero se haga el estudio sobre compactación del terreno y filtraciones; sin haberse hecho el verdadero impacto que ocasionará la presa aguas arriba y aguas abajo de donde se colocará la cortina.

RÍO SAN PEDRO MEZQUITAL; NAYARIT, MÉXICO
El Río San Pedro Mezquital es el séptimo más caudaloso en México y el único que fluye todavía libre de presas, a lo largo de sus 540 kilómetros desde el lugar donde nace, en la sierra de Mochis Durango con el nombre de Río La Suceda, hasta el lugar donde arroja sus aguas al mar, Boca de Camichín, municipio de Santiago Ixcuintla, Nayarit. El mayor recorrido de sus aguas lo hace a través de tierras de Durango (285 Km.), aunque con poco caudal; para aumentarlo al pasar la Sierra Madre Occidental, donde toma el nombre precisamente como “Río San Pedro Mezquital”; correspondiéndole a Nayarit 255 kilómetros de su recorrido, con mayor caudal por la acumulación de afluentes. Su cuenca total abarca cerca de 2.7 millones de hectáreas en los estados de Durango, Zacatecas y Nayarit; beneficiando con sus aguas a 800 mil habitantes de las comunidades de estos estados. En su cuenca viven comunidades indígenas de tepehuanos, mexicaneros, huicholes y coras; los cuales aprovechan sus aguas para el ganado, sus cosechas y la pesca. También viven comunidades de mestizos, como es el caso de pobladores de las tierras bajas del ejido de Tuxpan y pueblos aledaños que se dedican a la agricultura; beneficiándose con las crecidas y desbordamientos que año tras año tiene este río. En estas tierras planas, los desbordamientos del río en lugar de perjudicar, benefician; ya que sus crecidas lavan las tierras llevándose el salitre y cubriendo con materia orgánica las tierras de cultivo; cuya consecuencia hace que estas tierras sean de las más fértiles de México.
Siguiendo el cauce del Río San Pedro Mezquital, después de que baña tierras de Tuxpan, el río se bifurca formando con su brazo principal las lagunas de Agua Dulce y de Mexcaltitán y con el otro brazo forma el estero de las Corrientes, cubriendo una extensión de más de 200 mil hectáreas en esteros, manglares y marismas hasta llegar al estero de Camichín; lo que hace de este lugar un lecho ecológico de riqueza especial en flora y fauna.
La abundancia en productos pesqueros de sus esteros y marismas hace de este ecosistema un edén privilegiado, de riqueza para habitantes y visitantes en un inusitado entramado social y económico de características auténticamente regionales; de creencias, hábitos y costumbres históricas que nutren la cultura del pueblo nayarita. Donde echó sus raíces una de las siete tribus nahuatlacas que posteriormente partió hacia la meseta del altiplano mexicano. Hoy, desde Mexcaltitán hasta las tierras de Tuxpan y, también de otros municipios, quedan vestigios de la cultura azteca y su tránsito por estas tierras. Esto es su parte histórica; el hecho real es la trascendencia en economía, tradiciones, costumbres y riqueza natural que proporcionan las miles de hectáreas bañadas por las aguas del río; como lo dice la canción que es un Himno a la conjunción de vida entre el río y sus habitantes: Somos Hijos del San Pedro.
CONSECUENCIAS POR LA CONSTRUCCIÓN DE LA “PRESA LAS CRUCES”
Según estudios hechos por investigadores de Universidades, el represamiento de las aguas del Río San Pedro Mezquital, traería como consecuencia un desequilibrio ecológico que afectaría a más de 70 mil hectáreas del Área decretada en 2010 como Reserva de la Biósfera. De esta forma, tanto el agricultor que aprovecha el suelo fértil de Tuxpan; el ostricultor de Boca de Camichín que espera las avenidas para poder sembrar su sartas de ostión y los pangueros que organizan visitas por los canales de los manglares durante la época húmeda, se verían seriamente afectados en sus hábitos de vida, su economía y su cultura; prácticamente se acabaría el turismo a esa isla encantada, que es Mexcaltitán.
Las comunidades indígenas aledañas a la Presa de Aguamilpa han sufrido las consecuencias de ser invadidos por estos colosos hidroeléctricos; los cuales, poco o nada les han dejado de sus reservas naturales y les han cambiado sus formas de vida. Han observado que la energía generada en lugar de beneficiarlos, los perjudica; destruyendo sus costumbres y dividiéndolos en estratos. Por ello, al darse cuenta del proyecto “Las Cruces”; se unen solidariamente a los indígenas de San Pedro Ixcatán y San Juan Corapan en su rechazo a la construcción de dicha presa.
Hecho inédito es, que el Gobierno de Nayarit diga que no hay oposición a la construcción de la presa; cuando son miles de gentes los que se oponen a la destrucción de su ecosistema natural y a que les destruyan su economía histórica familiar. Sólo los grandes empresarios no ven las consecuencias que generará su avaricia de dinero; donde sólo pueden enriquecerse unos cuantos a costa del empobrecimiento de miles de gentes y, la destrucción de un lecho ecológico trascendental e histórico.
Los pobladores indígenas y mestizos que se amamantan y arrullan con el canto de este río están alzando la voz para no permitir que se levante la cortina de la Presa Las Cruces. Los estudios que han hecho investigadores de universidades advierten del grave impacto ambiental que provocaría la construcción de esta presa; cuya consecuencia sería un ecocidio premeditado de la economía de los pueblos que viven de las aguas de este río y la destrucción de casi 200 mil hectáreas de marismas, esteros y manglares, decretados en 2010 como Reserva de la Biósfera. Los gobiernos federal y estatal, antes de mirar el interés económico de la paraestatal CFE y grupo de empresarios; deben escuchar la voz de los pobladores de la cuenca de este río y sopesar a futuro las consecuencias trágicas para sus habitantes y el daño ecológico universal.



Publicado Agosto 30, 2013
Denunciar esto como inapropiado
Hacer clic para copiar:

¡Comparte via e-mail!

¡Gracias por compartirlo!

Esta petición depende de que personas como tú la compartan. ¡Gracias por ayudarnos a correr la voz!